CALICO SKIES RADIO - 24 HORAS DE PAUL McCARTNEY

CALICO SKIES RADIO - 24 HORAS DE PAUL McCARTNEY
Escuchá todo el día la música de PAUL McCARTNEY en CALICO SKIES RADIO !!!!

domingo, 4 de enero de 2015

ESPECIAL: 'RUN DEVIL RUN' / 15TO ANIVERSARIO

Buenos Aires, 2 de enero de 2015 (Calico Skies Blog).-




El nacimiento de 'Run Devil Run' tiene mucho que ver con Linda McCartney. Luego del fallecimiento del amor de su vida, Paul lloró casi por un año su muerte y para ahuyentar los fantasmas decidió grabar un disco de Rock N' Roll, tal como lo hizo en 1988 con 'Back In The USSR'. Linda le decía que tenía que grabar otro disco con canciones de sus ídolos musicales de la adolescencia y Paul obedeció ese mandato.
Para esta ocasión, en marzo de 1999, Paul tuvo en mente actualizar ese primer paso con el disco ruso y darle a las nuevas versiones un estilo agresivo, potente y que le sirviera al mismo tiempo como terapia para no vivir en el constante recuerdo de Linda.
Con vistas al nuevo proyecto, que también era una despedida simbólica al milenio con la música que lo llevó a tomar una guitarra, McCartney dejó que vinieran a él las canciones que más recordaba, excluyendo las que ya había realizado en 'Back In The USSR', y de esa manera reclutó títulos de artistas como 'All Shook Up' de Elvis Presley; 'Shake A Hand' de Little Richard; 'She Said Yeah' de Larry Williams; y 'Coquette' de Fats Domino, entre otros. 
Para este trabajo, Macca se rodeó de gente de confianza, de quienes sabían hasta donde podía llegar en términos musicales, que le darían jerarquía, rapidez y justeza a lo que tenía en mente. De esa manera, su amigo David Gilmour, líder y guitarrista de Pink Floyd, más otro amigo y violero como Mick Green (estuvo en 'Back In The USSR' en 1988), más el pianista Pete Wingfield y el baterista Ian Piace, del mítico Deep Purple, pusieron en marcha el proyecto de Paul y rockearon en los emblemáticos estudios Abbey Road de Londres.
Entre el 1 de marzo y el 5 de mayo de 1999, con pocas tomas de las canciones para hacerlas lo más 'frescas' posibles, Paul y su nuevo grupo se pusieron manos a la obra, sin pérdida de tiempo.


LAS CANCIONES
McCartney tenía en su borrador una lista de canciones de otros artistas que contabilizaban un total de 20. La mayoría eran poco conocidas, eran joyas ocultas o bien dignas de un lado B, pero sin duda eran parte del mejor repertorio del cancionero del Rock.
La idea era aparecer un día con una canción, preguntar si la conocían y en el caso de una respuesta negativa trabajarla para registrarla el mismo día con tan solo tres o cuatro tomas como máximo. "Alguien conoce 'She Said Yeah'? Bueno, es así, y nos tomábamos cinco o diez minutos para aprenderla. Así trabajábamos con Los Beatles. La mayoría no las conocían porque eran no fueron populares".
Paul también pensó en incluir canciones originales, una diferencia a lo que hizo en 1988, y ya tenía una canción 'What It Is', dedicada a Linda, pero la que realmente le dio impulso a su plan fue la que le dio nombre a la placa.

'Run Devil Run' fue el título que se le apareció a McCartney luego de una visita a Atlanta, con su hijo James, cuando en una de las caminatas por la ciudad percibió una tienda al estilo vudú que vendía remedios caseros. Cuenta la historia que Paul vio un baño de sales llamado 'Corre Diablo Corre' y le pareció un buen nombre para una composición. Poco después, al estilo Chuck Berry, escribió 'Run Devil Run', un furioso Rock N' Roll, con una historia extensa sobre el diablo y los ángeles, con genial prestación de Paul en la faz vocal y un coro que recuerda a Linda. "Ella estaba ahí cuando la grabé. Fue magia", dijo alguna vez McCartney.
La canción restante de su autoría fue 'Try Not To Cry', un trabajo que en el inicio le dio vergüenza enseñar a sus compañeros de turno: "pensarían que estaría loco o algo así, pero la idea de la canción era llenar los espacios con la melodía".

Una de los registros más oscuros del álbum es sin dudas 'No Other Baby' que fue escrito en 1957 por Dickie Bishop y Bob Watson y grabada por el primero junto a su grupo The Sidekicks. Sin embargo, la versión que tenía en sus memorias Paul era la de The Vipers (1958), una banda inglesa de estilo Skiffle. McCartney no tenía la cinta del tema, pero eso no le impidió mostrarles al resto de cómo iba 'No Other Baby' que ya tenía un antecedente: en 1993, durante la gira 'The New World Tour', Paul se presentó en Japón y en uno de los shows en Tokio, en la prueba de sonido, la interpretó con la banda de turno. El tempo era totalmente diferente al que conocemos en 'Run Devil Run', más cercano a lo country, y la connotación para la versión de 1999 le vino de forma adecuada, porque bien pudo habersela dedicado a Linda.
Otro de los tributos a Linda fue 'Lonesome Town', el hit de Ricky Nelson de 1958 y que también fue grabado por The Vipers: "no tengo idea como se metió en mi memoria. Nunca tuve el disco y aun no lo tengo, pero era el favorito de Linda".

'Run Devil Run' abre con 'Blue Jean Bop' de Gene Vincent, uno de los ídolos musicales de la dupla McCartney / Lennon: "recuerdo haber escuchado el tema de un disco que era propiedad de John, de ir a un lugar cerca de Penny Lane por la tarde, fumar y escuchar discos. Esta canción siempre fue una de mis favoritas".


Cuando quiso contar historias, McCartney recurrió a dos músicos que fueron para de su influencia: Carl Perkins y Chuck Berry. Con 'Movie Magg', de Carl, se vistió de cowboy y narró un guión al estilo country. Con Chuck, mediante 'Brown Eyed Handsome Man', habló sobre un galán y sus mujeres, en el cual decidió incluir un acordeón que fue ejecutado por Chris Hall.

El espíritu beatle (el de los primerísimos tiempos) reflotó con 'Honey Hush' de Big Joe Turner: "John y Stuart (Stucliffe) solían estar en un piso del departamento Gambier Terrace. Recuerdo haberme despertado, con los ojos ardiendo y uno de los chicos puso ese tema. Es mi canción favorita para cantar en todo el álbum".

El cierre, a todo Rock And Roll, se dio con 'Party', un tema que cantaba Elvis y fue parte de la película 'Loving You' de 1957.


EL TOQUE BEATLE
En 'Run Devil Run' no solo las canciones tuvieron su toque beatle porque la participación de varias personas propias a esa época dorada del rock mundial tuvieron su aporte en el disco por pedido de Paul McCartney.

Entre ellas está el ingeniero de sonido Geoff Emerick, un hombre cercano al círculo íntimo de Paul que ganó su confianza en trabajos como 'Sgt Pepper's Lonely Hearts Club Band' y fue clave en la grabación de 'Band On The Run' con Wings. Pero además, el gran Geoffry (tal como le decia Linda) estaba unido a Paul por una desgracia: él también había perdido a su mujer por una enfermedad similar a la mujer de Macca. Cuando se encontraron para el proyecto, se dieron un abrazo como símbolo de la tristeza y el dolor que sufrieron ambos en distintos períodos de sus vidas.
A su vez, Chris Thomas, quien trabajó en el 'Álbum Blanco' de Los Beatles cuando Emerick dijo adiós harto de los egos de los integrantes de la banda de Liverpool, aportó lo suyo como productor para que el sonido de 'Run Devil Run' fuese salvaje y rockero. Tal como lo realizó en 'Back To The Egg', el último trabajo que había hecho con Macca, hizo su trabajo para reflejar el sentimiento de McCartney.
Thomas le consultó a Paul en la semana previa al trabajo cuáles serían las canciones del disco para tener 'tarea para la casa', pero Macca fue tajante: "No, nada de 'tarea para el hogar' con este proyecto'. Lo que busco es un disco fresco, como lo hacíamos en The Cavern". 
En cuanto al arte del libro que acompaña al disco con las letras, la presencia de Klaus Voorman retrotrajo a varios a la época en que Los Beatles tocaban en Hamburgo, Alemania. El bueno de Klaus, el mismo que diseñó la portada de 'Revolver', con sus dibujos, también fue parte de 'Run Devil Run' para revivir el espíritu roncarrolero de Macca.


LANZAMIENTO Y RECEPCION
'Run Devil Run' fue editado el 4 de octubre de 1999 en Reino Unido y un día después en Estados Unidos. En Inglaterra fue número 12 mientras que en tierra estadounidense llegó al puesto 27.
Tanto la crítica como el público recibieron muy bien 'lo nuevo' de Paul que resaltó su espíritu rockero después de varios trabajos más cercanos al estilo pop. Asimismo fue considerado por los fans como una bienvenida a ese McCartney que recordaba al 'I'm Down' de Los Beatles o al 'Beware My Love' de Wings.


EN VIVO
Paul McCartney se encargó de promocionar el disco que lo devolvió a los medios después de la depresión por la muerte de Linda. Con mucho orgullo y coraje, Macca decidió ponerle la piel y el corazón a los temas y para ello ejecutó varios de ellos en vivo. Las presentaciones de 'Run Devil Run' también sirvieron para ver otra vez en acción a Paul frente a sus seguidores, algo que no sucedía desde la gira 1993, sin contar la breve aparición en 'The Concert For Linda', en abril de 1999, junto a Elvis Costello. Por supuesto, en esta ocasión sin un dato ineludible: Linda ya no estaría para acompañarlo detrás.


Paul realizó memorables actuaciones. La primera de ellas fue para la fundación a favor de los derechos de los animales PETA, el 18 de septiembre de 1999, en su primer show sin Linda. Allí cantó 'Honey Hush', 'Brown Eyed Handsome Man', 'No Other Baby', 'Try Not To Cry', 'Lonesome Town' y 'Run Devil Run'.




Macca también dijo presente en la televisión británica en el show de su amigo, el conductor Michael Parkinson, el mismo de la portada 'Band On The Run'. En esa presentación de los primeros días de diciembre, Paul y su banda tocaron más canciones de 'Run Devil Run' y además anunciaron el show del 14 de diciembre en The Cavern Club, Liverpool, para despedir 1999 y saludar al nuevo milenio.
El concierto en The Cavern Club fue histórico desde todo punto de vista. Allí estaba Macca, vestido de negro, frente a 300 afortunados, que saltaron y bailaron con los temas de 'Run Devil Run', más algunos extras como 'Twenty Flight Rock', y el más aplaudido: 'I Saw Her Standing There'.


FICHA
'RUN DEVIL RUN'
Intérprete:
Paul McCartney

Lanzamiento:
4 de octubre de 1999 en Reino Unido
Músicos:
Paul McCartney, David Gilmour, Mick Green, Ian Paice, Pete Wingfield, Dave Mattacks, Geraint Watkins y Chris Hall
Grabación:
Del 1 de marzo al 5 de mayo de 1999 en estudios Abbey Road de Londres
Productores:
Chris Thomas y Paul McCartney
Ingenieros de sonido:
Geoff Emerick y Paul Hicks

Masterización:
Steve Rooke

No hay comentarios:

Publicar un comentario